Castilla y León se prepara para el invierno con una flota de 451 quitanieves y un equipo de 3.000 profesionales.

Castilla y León se prepara para el invierno con una flota de 451 quitanieves y un equipo de 3.000 profesionales.

ÁVILA, 16 Nov. El Gobierno de España dispone en Castilla y León de 451 quitanieves para hacer frente a la temporada invernal en los 5.600 kilómetros de la Red de Carreteras del Estado y más de 3.000 efectivos.

La delegada del Gobierno en Castilla y León, Virginia Barcones, ha presidido en Ávila la Comisión de Coordinación del Plan de Vialidad Invernal 2023-2024, que contará con un amplio dispositivo de medios humanos y mecánicos para hacer frente a la nieve y otros fenómenos meteorológicos extremos que puedan afectar a la Red de Carreteras del Estado de Castilla y León.

Durante la reunión se ha analizado el protocolo de la Delegación del Gobierno en Castilla y León, así como la coordinación de los órganos de la Administración General del Estado situaciones meteorológicas. "Esta coordinación es necesaria para una correcta implementación de plan de vialidad cuyos beneficiarios finales son los usuarios de nuestras carreteras", ha señalado Virginia Barcones.

La delegada del Gobierno ha explicado que la AGE está preparada para "actuar de manera inmediata" ante nevadas o fenómenos meteorológicos extremos que afecten a las condiciones del estado de las carreteras. El objetivo final es que, ante este tipo de fenómenos, se tomen decisiones de "manera inmediata" y así "evitar o reducir al máximo" el número de tramos con restricciones al tráfico o retenciones así como su duración. "Por supuesto, asegurar la atención a las personas que ocupan los vehículos cuando las circunstancias lo hagan necesario", ha aseverado Barcones.

Con las instrucciones que recoge el protocolo se intenta, primero, prevenir la formación de placas de hielo sobre las calzadas cuando se esperan heladas. En caso de nevadas, retirar con celeridad y eficacia la nieve para minimizar las perturbaciones al tránsito de vehículos. Y también, informar a los usuarios de las carreteras de cualquier incidencia con la antelación suficiente.

La campaña de vialidad invernal estará vigente hasta el 30 de abril de 2024. No obstante, los equipos están preparados por si, una vez superada esa fecha, se produce un episodio en el que es necesaria su intervención.

Por Castilla y León discurren más de 5.600 kilómetros de carreteras de titularidad estatal, de los que 2.400 son autovías y autopistas y 3.200 son vías convencionales. A lo largo de todo el año se realizan trabajos de mantenimiento y conservación de las carreteras del Estado con el objetivo de que se encuentren en las mejores condiciones posibles.

La delegada del Gobierno ha señalado que más 3.000 profesionales, procedentes de diferentes departamentos y con funciones diversas, trabajarán en el correcto desarrollo del Plan de Vialidad 2023-2024 cuando "las condiciones lo requieran".

"Se trata de una cifra estimativa por los efectivos pueden ser muchos más en caso de necesidad. Es de sobra conocida la capacidad de adaptación y de movilización que, en caso de ser necesario, poseen tanto Guardia Civil como la UME. Lo han demostrado en muchas ocasiones", ha expresado la delegada.

Concretando cifras, se trata de 1.250 personas adscritas a las demarcaciones de Carreteras Occidental y Oriental, contando además con las de las empresas que tienen adjudicadas las labores de conservación de los distintos sectores en los que se divide la comunidad autónoma. Hay además 1.300 agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil de Tráfico y los 500 efectivos que la UME en el Quinto Batallón de Intervención de Emergencias de León.

Y a todas estas personas hay que sumar las 150 que forman los Comités Ejecutivos de Emergencias y las que trabajan en el Centro de Control de Tráfico de la DGT y en la Agencia Estatal de Meteorología.

Barcones ha explicado que el Plan de Vialidad Invernal dispone de 451 máquinas quitanieves. "Tenemos capacidad para almacenar 88.000 toneladas de sal sólida en los 265 depósitos y silos distribuidos en puntos estratégicos de nuestra red viaria", ha añadido.

Igualmente, se dispone de 74 plantas de fabricación de esa mezcla de sal y agua, la salmuera, que previene la formación de placas de hielo, y 72 depósitos con capacidad para almacenar 5,3 millones de litros de ese producto. La Dirección General de Tráfico posee además 73 estaciones meteorológicas que se unen a las 93 estaciones automáticas y las 245 estaciones manuales que tiene AEMET para intentar pronosticar el tiempo y recoger datos de fenómenos meteorológicos.

A estos medios técnicos hay que sumar los que tiene el Centro de gestión de Tráfico de Castilla y León, que controla las carreteras de la Comunidad durante 24 horas al día los 365 del año gracias a un circuito cerrado de televisión compuesto por 105 cámaras, 148 paneles de mensajes variables y más de 800 detectores de tráfico.

Por otra parte, para facilitar y hacer más operativo el establecimiento de las restricciones a la circulación y evitar situaciones de embolsamientos, Castilla y León posee 541 espacios para estacionamiento de vehículos. Se localizan 53 en Ávila, 119 en Burgos, 76 en León, 21 en Palencia, 70 en Salamanca, 63 en Segovia, 33 en Soria, 39 en Valladolid y 67 en Zamora. En ellos podrán estacionar de manera ordenada los vehículos que tengan restringida su circulación temporalmente en situaciones de nevada.

Ha recordado a los ciudadanos la importancia de estar atentos a las informaciones "oficiales", y en especial a los boletines informativos que ofrecen la Agencia Estatal de Meteorología o la Dirección General de Tráfico a través de la red social X (antes Twitter). También a través del teléfono 011, la web inforcar.dgt.es o la aplicación de la DGT.

No ha obviado tampoco el papel importante que juegan los medios de comunicación para difundir la información que ofrece AEMET y la DGT sobre fenómenos meteorológicos y cómo afectan a la red viaria.

El Protocolo de la Delegación del Gobierno en Castilla y León para la 'Coordinación de actuaciones de los órganos de la Administración General del Estado ante nevadas y otras situaciones meteorológicas extremas que puedan afectar a la Red de Carreteras del Estado en Castilla y León' establece que se podrá declarar fase de alerta, preemergencia o emergencia según las condiciones meteorológicas y el estado de la vía.

Cada fase tiene una intensidad de respuesta, de actuación por parte del Gobierno de España. Así, la fase de alerta se declarará cuando la AEMET emita boletines de aviso por nevadas con niveles rojo o naranja, o amarilla por nevadas en aquellas áreas correspondientes a las capitales de provincia o municipios de más de 20.000 habitantes, así como cuando lo aconseje la valoración de las circunstancias específicas que concurran (lugar, horario, día de la semana, etc.).

Categoría

Castilla y León