24h Castilla y León.

24h Castilla y León.

Comenzará el juicio por el asesinato de Paloma e India el 11 de diciembre

Comenzará el juicio por el asesinato de Paloma e India el 11 de diciembre

El juicio con jurado popular por el asesinato de Paloma P. y su hija India, de 8 años, a manos presuntamente del que fuera compañero sentimental de la madre, David M.L, dará comienzo el próximo día 11 de diciembre de 2024.

La Sección Segunda de lo Penal de la Audiencia de Valladolid ha fijado la fecha a través del correspondiente auto, sin determinar aún el número de sesiones necesarias para dejar visto para sentencia el proceso judicial.

La Fiscalía de Valladolid y las acusaciones particulares, incluida la de la Asociación Clara Campoamor, solicitan para David M.L. una pena de veinticinco años de cárcel por el asesinato de Paloma P. y prisión permanente revisable por el asesinato de India, la hija de 8 años.

En este juicio con jurado popular, se imputan a David M.L. dos delitos de asesinato por parte del fiscal del caso, las acusaciones particulares que representan a los padres de Paloma y al progenitor de la pequeña, la Junta de Castilla y León y la acusación popular de Clara Campoamor.

El acusado, de 46 años, se acogió en su momento a su derecho de no declarar, pero posteriormente alegó que no recordaba nada de los sucesos en la vivienda donde ocurrieron las muertes, debido a una sustancia que le habría dado un amigo antes del incidente.

Entre las pruebas presentadas destaca un informe forense que determina que el acusado es plenamente imputable y no presenta ninguna patología mental.

La defensa del acusado solicita una condena de 25 años de prisión por delitos de homicidio, alegando la ingesta involuntaria de sustancias suministradas por terceros como eximente incompleta.

El juez del caso indicaba en el auto de ingreso en prisión que existen indicios claros de la participación del detenido en los hechos, destacando la brutalidad de la agresión y el riesgo de fuga.

El terrible crimen tuvo lugar la madrugada del 23 de enero del pasado año, cuando el mismo autor informó a un cuñado por teléfono sobre lo sucedido, lo que llevó a la policía a descubrir las trágicas escenas en el domicilio de las víctimas.