24h Castilla y León.

24h Castilla y León.

Condicionado a la violación de una orden de alejamiento, condenado a seis meses de prisión después de la trágica muerte de una mujer por caída desde una ventana.

Condicionado a la violación de una orden de alejamiento, condenado a seis meses de prisión después de la trágica muerte de una mujer por caída desde una ventana.

El Juzgado de lo Penal número 3 de Valladolid ha condenado a seis meses de prisión al joven de 28 años, Ch.A.G, por incumplir una orden de alejamiento de su pareja, W.E.R, de 31 años, quien posteriormente falleció. El fiscal había solicitado una condena de un año, pero el juez decidió imponer una pena menor. Según la sentencia, el acusado se acercó a su ex pareja y se dirigió junto a ella hacia su domicilio, a pesar de la prohibición impuesta por la justicia. Las circunstancias de la muerte de la víctima no están aclaradas.

En la sentencia, el juez destaca que, aunque no hay pruebas de que vivieran juntos desde el verano pasado, sí queda probado que el acusado desobedeció la orden de alejamiento y la acompañó a su domicilio. El juez argumenta que, si la mujer necesitaba ayuda debido a problemas de salud mental, la acusada debería haber buscado asistencia de otros familiares o amigos en lugar de recurrir al acusado. La sentencia será apelada ante la Audiencia Provincial.

Durante el juicio, el acusado negó convivir con la víctima y afirmó que solo mantenían contacto para atender sus peticiones de ayuda económica. Según su testimonio, acudió al bar "Que Hierva" para pagar una deuda de aproximadamente 25 euros que su expareja había acumulado en consumiciones. Más tarde, recibió una llamada de la camarera del bar solicitando su ayuda, ya que veía a la mujer triste y acompañada de su hijo menor. El acusado asegura que se mantuvo a distancia, vigilando el trayecto hasta el domicilio de la víctima para asegurarse de que llegara sin problemas. Horas después, la mujer falleció al precipitarse desde una ventana de su vivienda.

En el juicio también declararon la camarera del bar y la madre de la víctima, quienes confirmaron que el acusado no convivía con la mujer y que solo le brindaba ayuda económica. La letrada del acusado solicitó una sentencia absolutoria, pero el juez decidió condenarlo. Cabe destacar que el acusado ya tenía una sentencia previa por maltrato en el ámbito familiar y por quebrantamiento de condena.