24h Castilla y León.

24h Castilla y León.

Detenido por consumo de drogas ruega perdón a su pareja y abuela por no poder vencer su adicción.

Detenido por consumo de drogas ruega perdón a su pareja y abuela por no poder vencer su adicción.

La Fiscalía ha mantenido su petición de 5,5 años de cárcel por el delito de tráfico de drogas y circular en moto sin carné. El joven Jonatan I.R. ha lamentado públicamente no haber sido capaz de dejar las drogas durante el juicio celebrado el martes. A pesar de alegar autoconsumo para justificar los 18 gramos de cocaína que la policía le encontró, el fiscal ha sostenido la petición de cinco años de cárcel por tráfico de drogas y otros seis meses más por conducir sin carné.

En el juicio, que ya está visto para sentencia en la Audiencia de Valladolid, el acusado, quien tiene antecedentes por ambos delitos, admitió que el 21 de septiembre de 2022, alrededor de las 18.00 horas, conducía sin carné en una motocicleta Honda CBR en la calle Ciudad de La Habana, en el barrio de Parquesol. Al encontrarse con un control policial, decidió aparcar en una calle cercana para evitarlo.

Debido a que ya había sido condenado un mes antes por conducir sin carné y además llevaba más de 18 gramos de cocaína, que afirma eran solo para su consumo personal, intentó abandonar el lugar a pie en dirección opuesta.

Jonatan asegura que compró los 18,26 gramos de cocaína en el barrio de Las Llamas por poco más de 300 euros. Afirma que la sustancia era para satisfacer su grave adicción y consumía 5 gramos al día en ese momento. Además, sostiene que pagó la droga con el dinero que recibía del seguro de desempleo y lo que su pareja ganaba limpiando casas, sumado a los ingresos obtenidos durante la temporada de vendimia.

En un momento del juicio, Jonatan se dirigió a su pareja, presente en los pasillos de la Audiencia Provincial para testificar, y a su abuela, quien seguía angustiada el juicio en la sala, para pedirles perdón por su grave problema de adicción a las drogas y los problemas que les ocasionó a la familia.

A pesar de la declaración de Jonatan y su petición de perdón, la acusación pública mantiene su solicitud de cinco años de cárcel y una multa de 6.000 euros por delito contra la salud pública, y otros seis meses más por delito contra la seguridad vial.

El fiscal se basó en el testimonio de los agentes de la Policía Nacional y Municipal que persiguieron al acusado cuando dejó la moto ante el control policial y comenzó a retroceder y tratar de perderse en las instalaciones del Instituto Jiménez Lozano. Durante la persecución, Jonatan se deshizo de una bolsa con ropa, luego de un estuche y finalmente de un envoltorio negro que arrojó a unos arbustos y que contenía más de 18 gramos de cocaína.

En el cacheo posterior, los agentes también le encontraron un gramo de hachís, 1.000 euros en efectivo enrollados con una goma y otros 200 en billetes de 50 euros. Según el fiscal, estas cantidades demostrarían que procedían de la venta de las sustancias que el acusado portaba.

El fiscal también ha destacado que la droga encontrada, con una pureza del 76%, excedía la cantidad considerada para consumo personal. Además, el valor de la misma, de aproximadamente 1.000 euros por gramo y más de 2.000 euros por dosis, no se correspondía con el nivel económico de Jonatan, quien ni siquiera tenía vivienda propia y tenía que vivir con su pareja en casas de familiares.

Por su parte, la defensa ha reconocido la comisión del delito contra la seguridad vial, pero ha solicitado un fallo absolutorio en relación al delito de tráfico de drogas debido a la falta de pruebas de su culpabilidad. También ha recordado que no había una investigación previa sobre el acusado y que su detención fue casual.

La defensa ha insistido en la tesis del autoconsumo y, en caso de condena, ha pedido al tribunal que tenga en cuenta la adicción del joven, certificada por el informe del médico forense que señala un consumo "repetido" que afectaba a sus capacidades volitivas.