24h Castilla y León.

24h Castilla y León.

El 1-1-2 de CyL registra 1.740 llamadas por intentos de suicidio en el primer semestre.

El 1-1-2 de CyL registra 1.740 llamadas por intentos de suicidio en el primer semestre.

Protección Civil y Emergencias organiza el curso 'Actuaciones en conductas y riesgos suicidas' para bomberos y policías locales

VALLADOLID, 20 Ago. - En el balance de llamadas al teléfono de emergencia 1-1-2 recibidas en 2022 se destacaba un aumento significativo del número de intentos de suicidios respecto al de años anteriores, 3.600 emergencias fueron calificadas como intentos de suicidio, mientras que en el primer semestre de este año ya se han recibido 1.740 llamadas por esta causa.

Por este motivo, la Agencia de Protección Civil y Emergencias organiza el curso 'Actuaciones en conductas y riesgos suicidas' para 72 bomberos y 63 agentes de policía local, según ha explicado la Administración autonómica en un comunicado recogido por Europa Press.

El plan de formación de la Agencia de Protección Civil para 2023 incluye siete ediciones del curso 'Actuaciones en conductas y riesgos suicidas', impartidas por el Colegio de Psicología de Castilla y León, orientado a capacitar a estos profesionales para abordar conductas suicidas y además para protegerse psicológicamente como primer interviniente.

Los policías locales que patrullan las calles y los bomberos de servicio son recursos del sistema de protección civil de gran valor para abordar la primera intervención frente a una conducta suicida por la rapidez con la que pueden llegar a la escena.

La apuesta de la OMS por la formación de policías y bomberos en la gestión de conductas autolíticas como medida para alcanzar sus objetivos numéricos sobre suicidios es clara, y la Consejería de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio quiere aportar su granito de arena para alcanzar las metas numéricas que ha fijado esta Organización.

Cada año, de forma reiterada, se incluye en el Plan de formación de protección civil que gestiona la Agencia de Protección Civil y Emergencias, el curso 'Actuaciones en conductas y riesgos suicidas' a disposición de los policías locales y bomberos profesionales que quieran mejorar su capacidad de atención y prevención de comportamientos suicidas y que en cada convocatoria tiene mayor demanda.

En el primer semestre de este año se han celebrado siete ediciones del curso, en Ávila, Burgos, Palencia, Salamanca, Segovia, Soria y Valladolid. En total, han participado 72 bomberos profesionales y 63 policías locales.

El curso se estructura en torno a dos ejes fundamentales, por un lado, la comprensión de qué es el suicido y cómo gestionar la actitud suicida de la persona con la que se va a tener que interactuar; y por otro lado, la protección como intervinientes, es decir, la preparación psicológica de los mismos bomberos y policías locales para enfrentarse a esa situación de estrés poniendo en práctica habilidades de autoprotección psicológica.

El curso 'Actuaciones en conductas y riesgos suicidas' tiene un carácter eminentemente práctico. Durante el mismo se organizan dinámicas de grupo que permiten a los participantes ponerse en situación y visualizar más fácilmente el escenario al que se enfrentan, les ayuda a comprender qué le está ocurriendo a la persona con la que tienen que dialogar, a trabajar las distintas fórmulas argumentales en función de las situaciones y medios empleados por el potencial suicida.

Los ejercicios prácticos son especialmente útiles para desmontar ciertos mitos muy extendidos en torno al suicidio como "si alguien quiere suicidarse realmente no hay nada que hacer" o "el que lo dice no lo hace", se trata de juicios de valor erróneos con respecto a la conducta suicida que no ayudan en nada a la persona ni a los intervinientes y que deben ser eliminados para afrontar eficazmente este grave problema.

En España, el suicidio es actualmente la principal causa de muerte no natural, según datos de 2021 del Observatorio del suicidio de España de la fundación española para la prevención del suicidio. Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), en 2021 fallecieron en España por suicidio 4.003 personas.

El número de muertes por esta causa en hombres es 2,92 veces superior al de mujeres, además las cifras muestran un incremento de muertes por suicidio en el año 2021 en menores de 15 años, pasando de 14 en 2020 a 22 en 2021.

En la etapa de 15 a 29 años se produce también un incremento, pasando de 300 a 316 suicidios. En ese mismo año, en Castilla y León hubo 236 muertes por suicidio, 168 hombres y 68 mujeres, lo que suponía un 3,5 por ciento más que en 2020.

La tendencia, siguiendo la serie histórica es al alza, también en Castilla y León donde las muertes por suicidio llevan en aumento desde 2017.

La Organización Mundial de la Salud propone como meta a los Gobiernos reducir la tasa de mortalidad por suicidio un 15 por ciento para 2023 y un tercio para 2030. Para ayudar en el cumplimiento de estas metas, ha publicado dos documentos en los últimos años, 'Prevenir el suicidio. Un imperativo global' (2014) y 'Live life' ('Vivir la vida. Guía de aplicación para la prevención del suicidio en los países', 2021).

El primero de los documentos insiste en la importancia de capacitar a los guardianes, definiendo como 'guardián' a todo aquel que está en condiciones de identificar si alguien puede estar contemplando el suicidio y entre ellos cuenta a los policías y los bomberos.

Según la OMS los programas de capacitación de los guardianes deben desarrollar sus conocimientos, actitudes y aptitudes para que pueden identificar a las personas en riesgo, determinar el nivel de riesgo y derivar a esa persona para que reciba el tratamiento oportuno.