24h Castilla y León.

24h Castilla y León.

El abogado de 'Chiqui' considera el veredicto un éxito pero anuncia recurso por escaso recorrido.

El abogado de 'Chiqui' considera el veredicto un éxito pero anuncia recurso por escaso recorrido.

En Valladolid, el abogado de Pablo Antonio S.H. (‘Chiqui’) ha anunciado su intención de apelar el veredicto del jurado, el cual lo declara responsable del asesinato de su vecino Dionisio A.P. (‘Dioni’) y del homicidio doloso del teniente coronel de la Guardia Civil Pedro Alfonso Casado (‘Perico’). A pesar de considerarlo un "éxito" de la defensa, el abogado ve poco margen de maniobra para reducir la pena impuesta.

Su argumento se basa en que, en términos prácticos, la diferencia entre una condena de 80 años y una de 40 años no tiene gran relevancia. Aun así, Agustín Martínez Becerra se muestra satisfecho con el trabajo realizado durante la última semana.

En un principio, los cargos contra ‘Chiqui’ incluían dos asesinatos, una tentativa de asesinato, secuestro y detención ilegal. Sin embargo, al final del juicio, el homicidio del agente fue considerado como homicidio doloso muy cualificado por su condición militar, reduciendo el tercer cargo a una tentativa de homicidio y eliminando los otros dos delitos.

Para Martínez Becerra, esta reducción de cargos representa un éxito desde el punto de vista legal, aunque reconoce que será difícil minimizar la pena debido a la gravedad de los crímenes cometidos.

Además, el abogado, quien previamente defendió a los acusados en el caso de ‘la manada’, destaca la presión a la que estuvo sometido el jurado, compuesto por seis partes acusadoras. A pesar de ello, valora positivamente que se considerara como atenuante el arrebato un estado pasional análogo para su cliente.

Por otro lado, lamenta que el jurado no haya tenido en cuenta la atenuante de drogadicción, algo que atribuye en parte al abogado anterior que no presentó pruebas médicas para respaldar la afirmación de que ‘Chiqui’ estaba bajo los efectos de las drogas la noche del crimen.

En resumen, Martínez Becerra concluye que, aunque la parte técnica del juicio fue positiva, los resultados prácticos no fueron los esperados, dejando un sabor agridulce en su valoración del caso.