24h Castilla y León.

24h Castilla y León.

El ICE destina 28,3 millones para impulsar la red de centros tecnológicos en tres años.

El ICE destina 28,3 millones para impulsar la red de centros tecnológicos en tres años.

La Consejería de Economía y Hacienda destinará 28,3 millones de euros en los próximos tres años a través del ICE para financiar la red de centros tecnológicos de la Comunidad, nueve en total, con un compromiso de "financiación estable" que estará respaldado por una normativa que avale y garantice la sostenibilidad de este nuevo modelo.

En concreto, se destinarán nueve millones de euros para la excelencia científico/técnica en proyectos de investigación propia que refuercen el dominio del centro tecnológico en áreas de interés regional y seis millones para intensificar la colaboración y transferencia, mediante convocatoria pública que apoye los proyectos de I+D conjunta entre empresas y centros tecnológicos.

Otros seis millones de euros están destinados a la financiación basal para la consolidación de los centros, mejorar la transferencia de los resultados de la investigación, del conocimiento y de las capacidades tecnológicas al mercado de la Comunidad, según los resultados conseguidos por el centro y sobre la base de dos criterios. El primero es poner en valor la I+D y su alineamiento con las directrices de la RIS 3, y segundo, en la capacidad del centro de atraer proyectos de I+D internacionales y transferir el conocimiento a las empresas de Castilla y León.

Asimismo, se prevén cuatro millones de ayuda para que los centros tecnológicos presten servicios tecnológicos avanzados a las empresas y apoyen su digitalización, además de contribuir a la mejora de la competitividad del tejido productivo (programa Centratec), a los que se sumarán otros 3,3 millones de euros para infraestructuras por la Dirección General de Economía y Competitividad con cargo a Fondos Europeos a través del Programa FEDER 21-27.

Para ello, ha explicado el consejero de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo, está tramitando la creación mediante decreto del registro de centros tecnológicos de Castilla y León para proporcionar una "fórmula más eficiente" en la transferencia tecnológica al sistema productivo de la Comunidad "a través de un sistema estable de financiación que consolide las estructuras de investigación y las especialice hacia los ámbitos prioritarios definidos en la RIS3".

"El nuevo marco de regulación dotará de mayor estabilidad, sostenibilidad y transparencia al sistema de financiación de los centros tecnológicos y fortalecerá el músculo de la transferencia tecnológica regional al sector empresarial", ha indicado el consejero que se ha reunido este martes con los integrantes de la Asociación de Centros Tecnológicos de Castilla y León --Noddo-.

Según ha informado el consejero, que ha estado acompañado por el presidente de la Asociación, José María Vela, los nueve centros tecnológicos de Castilla y León representan a un conjunto de 700 investigadores, de los que más del 65 por ciento son doctores o investigadores mientras que el resto es personal de laboratorio o personal de ensayo.

Estos centros realizan 600 proyectos de I+D al año, con más de 1.800 empresas como clientes y alcanzan una facturación por servicios de 45,6 millones de euros. La mayor parte de los proyectos se hacen con pymes a las que los centros consiguen acercar la tecnología para, a partir de ella, atraer inversiones y empleo cualificado al ser capaces de presentar una oferta atractiva, "que también es decisiva a la hora de captar inversiones para la región", en palabras del presidente de la Asociación Noddo.

Vela ha informado asimismo de que más del 30 por ciento de los proyectos que se hacen de I+D en España llegan de la mano de los centros tecnológicos, "un organismo tremendamente activo, facilitador de la I+D porque conocen muy bien la realidad sobre el terreno de la región".

"Tenemos un potencial de partida en Castilla y León que es importante (...) es un buen punto de partida", ha destacado el consejero que ha reconocido que una Comunidad "extensa y dispersa" necesita el desarrollo tecnológico que, en el caso de los nueve centros castellanos y leoneses, operan en "ámbitos muy distintos", desde la tecnología en general hasta el agroalimentario, el aeronáutico, el automóvil, la energía, la economía circular y de la salud.

Fernández Carriedo ha insistido en que el protagonismo de los centros tecnológicos de Castilla y León es "muy relevante" puesto que son un "elemento catalizador" para muchas empresas, fundamentalmente medianas y pequeñas, que no tienen los instrumentos propios para investigar.