El incremento de visados para nuevas viviendas en Valladolid en 2023 se sitúa en un moderado 4,3%

El incremento de visados para nuevas viviendas en Valladolid en 2023 se sitúa en un moderado 4,3%

En Valladolid, el número de viviendas de obra nueva visadas en 2023 ha experimentado un ligero aumento en comparación con el año anterior. El Colegio de Arquitectos de Valladolid (COAVA) ha aprobado proyectos para la construcción de 1.384 viviendas el año pasado, 57 más que en 2022.

Este incremento, que representa un alza del 4,3%, no alcanza los niveles observados en 2021, cuando la construcción de viviendas experimentó un crecimiento más fuerte tras la pandemia y el confinamiento.

Según el presidente del COAVA, Manuel Vecino, esta falta de impulso se debe a la incertidumbre en los precios y a la incapacidad del sector de recuperarse por completo desde la crisis de 2008. Vecino afirma que aunque se ha producido cierta mejora, sigue estando por debajo de los niveles necesarios para cubrir la demanda natural.

En concreto, el número de visados para viviendas de obra nueva se sitúa en una cifra similar a la de 2022, lejos de los 1.713 visados en 2021 e incluso por debajo de las cifras anteriores a la pandemia, cuando se firmaron 1.513 en 2019. En 2020, el número fue más bajo debido a la paralización de la actividad durante el confinamiento.

A pesar de que en los últimos dos años la demanda de viviendas unifamiliares había impulsado su construcción, en 2023 el número de edificaciones visadas de este tipo se ha reducido casi a la mitad, pasando de 552 en el ejercicio anterior a solo 294, lo que supone una caída del 46,7%.

Estas viviendas unifamiliares, que se habían vuelto populares por ofrecer espacios privados más abiertos al aire libre, representaban el 41% de las viviendas de obra nueva visadas en 2022, pero en 2023 apenas llegan a una de cada cinco.

Por otro lado, la demanda de piscinas en las viviendas se ha mantenido estable, con 37 nuevas visadas el último año, una más que en 2022 y la cifra más alta de los últimos cinco años. Este incremento se debe a los veranos cada vez más largos y calurosos, aunque el presidente del COAVA señala que esto está al alcance de un nivel económico bastante alto y no todo el mundo puede permitírselo.

En cuanto a las reformas en viviendas, los visados han disminuido un 13% en 2023. Aunque se aprobaron un total de 254 rehabilitaciones de cierto calado, las reformas menores no requieren visado. No obstante, las rehabilitaciones en viviendas existentes han experimentado un fuerte impulso después de la pandemia, representando aproximadamente el doble de las reformas que se realizaban antes del confinamiento. Esto incluye todo tipo de rehabilitaciones, ampliaciones o cambios de uso en construcciones residenciales.

En el caso de las construcciones para uso residencial, la inmensa mayoría de las nuevas construcciones visadas por el COAVA eran de vivienda libre. Sin embargo, las viviendas de protección oficial (VPO) han experimentado un aumento, representando el 13% del total de proyectos aprobados, 8 puntos más que el año anterior.

En cuanto a las edificaciones de nueva construcción destinadas a usos diferentes a la vivienda, han experimentado una fuerte disminución en el último año. El COAVA ha pasado de visar un total de 113.059 metros cuadrados en 2022 a 44.502 metros cuadrados en 2023, lo que supone un 60,8% menos y la cifra más baja en cinco años. Estos proyectos incluyen elementos de uso comercial y equipamiento sanitario, hotelero, administrativo y docente, entre otros.

Por otro lado, las reformas en este tipo de construcciones han experimentado un aumento del 38,7% en el último año, con intervenciones de rehabilitación que abarcan una superficie total de 55.411 metros cuadrados, en comparación con los 39.933 metros cuadrados del ejercicio anterior. Esto demuestra que se ha optado por reformar equipamientos existentes en lugar de construir nuevos.

Según Vecino, hay promotoras que compran edificios enteros para reformarlos, ya que suelen estar mejor situados. Añade que la obra nueva tiende a ser menos céntrica por razones evidentes, pero ofrece una mejor construcción y servicios. Además, resalta la necesidad de un mantenimiento regular en el parque inmobiliario, ya que muchas edificaciones requieren reformas debido a su deterioro.

El COAVA ya advertía de la dificultad de mantener el crecimiento observado en 2021, y estas cifras confirman sus previsiones de que la construcción se mantendrá estable en 2023. Sin embargo, las perspectivas para 2024 no son prometedoras y se espera un leve descenso en la construcción y el número de visados.

El contexto socioeconómico influye negativamente en el sector de la construcción, y la falta de recuperación a largo plazo es motivo de preocupación para el COAVA. Vecino concluye que a pesar de ser optimistas, la situación parece no mejorar y llevan mucho tiempo esperando un cambio sustancial.

Categoría

Castilla y León