24h Castilla y León.

24h Castilla y León.

Gallardo reclama una disminución de la protección del lobo para permitir su caza regulada en España, según informes.

Gallardo reclama una disminución de la protección del lobo para permitir su caza regulada en España, según informes.

El vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Juan García-Gallardo, ha hecho una enérgica demanda en la localidad burgalesa de Cigüenza, solicitando que se modifique la normativa para permitir nuevamente la caza controlada del lobo en España.

García-Gallardo expresó su posición durante su visita a las explotaciones ganaderas de Las Merindades, que han sufrido constantes ataques de lobos. Según él, estos ataques ocurren de manera frecuente debido a la "hipocresía, el error y la insistencia en el fanatismo ideológico de algunas élites que gobiernan las instituciones europeas".

El vicepresidente de la Junta sostiene que es necesario aplicar "realismo y sentido común" en este tema, y propone que el lobo pase de ser una especie protegida a contar con una "protección simple". Esta misma demanda ha sido presentada ante la Comisión Europea.

García-Gallardo afirmó: "El Gobierno de España debe derogar el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial (LESRPE) y aprobar una nueva orden que permita la caza del lobo respetando los criterios medioambientales". Según él, esto permitiría lograr un equilibrio que en la actualidad no existe.

Aclaró que no están buscando retroceder a la situación de principios del siglo pasado, cuando la especie estuvo en peligro. Sin embargo, enfatizó la necesidad de proteger a los ganaderos, quienes enfrentan cada vez más dificultades debido a los constantes ataques de los lobos.

García-Gallardo también alertó que los lobos están accediendo a los núcleos de población de la comarca, lo cual afecta el estilo de vida de los habitantes y genera temor en la gente.

Por último, el vicepresidente autonómico hizo un llamado al Ministerio para que se aplique el sentido común y se recupere la cordura, para que sea posible gestionar estas poblaciones de lobos y para que la vida en los pueblos vuelva a ser viable. Al mismo tiempo, defendió la gestión de la Junta de Castilla y León en este asunto, destacando los acuerdos alcanzados con otras comunidades autónomas como Cantabria, Galicia o Asturias, que también se enfrentan a este problema.