24h Castilla y León.

24h Castilla y León.

Joven de Arroyo condenado a prisión por posesión de 101 gramos de 'anfetas' durante detención.

Joven de Arroyo condenado a prisión por posesión de 101 gramos de 'anfetas' durante detención.

La Audiencia de Valladolid ha impuesto una condena de tres años y dos meses de prisión y una multa de 5.000 euros a A.C.P, un vecino de Arroyo de la Encomienda que fue detenido en marzo de 2022 cuando la Policía Local encontró 101 gramos de anfetaminas en su automóvil. La sentencia, a la que Europa Press ha tenido acceso, justifica la condena debido a que la cantidad de droga supera lo que el acusado podría tener para consumo personal, a pesar de que no se encontraron elementos relacionados con el tráfico de drogas en el momento de su detención. El fiscal había solicitado una condena de cuatro años y 6.000 euros de multa.

En el juicio, el acusado admitió ser consumidor de anfetaminas y ketamina desde hace cinco años, a razón de dos gramos al día. Explicó que el día de su detención, había discutido con su entonces pareja y se llevó una consola y otros objetos de la casa. Los dos agentes de policía que lo detuvieron relataron que acudieron a la vivienda tras recibir un aviso de una discusión y un intento de suicidio por parte de la mujer. No pudieron ingresar al edificio porque el acusado ya se había ido en su automóvil.

Los agentes identificaron al acusado y registraron su automóvil al verlo "muy nervioso". Descubrieron que no tenía licencia de conducir y encontraron la sustancia ilegal. Para pesarla, tuvieron que comprar una báscula de cocina en una ferretería, ya que la que tenían era demasiado pequeña. La báscula utilizada arrojó un peso neto de aproximadamente 208 gramos brutos de anfetamina, ocho gramos menos que el peso certificado posteriormente por las autoridades.

El fiscal consideró que existía una prueba "plena y directa" de que el acusado era culpable de posesión de drogas para el tráfico, principalmente debido a la cantidad encontrada, que es notablemente superior al consumo habitual. Rechazó aplicar una posible atenuante relacionada con la toxicomanía del acusado, argumentando que no se había demostrado que la adicción lo llevó a cometer el delito.

Por otro lado, la defensa del acusado pidió su absolución por falta de pruebas y señaló que la detención inicial se produjo durante una discusión con su pareja, quien también consumía drogas. El abogado intentó sembrar dudas sobre si la sustancia podría pertenecer a la novia o incluso a la pareja para consumo propio. Además, destacó que el acusado no tenía antecedentes por tráfico de drogas y que los agentes no encontraron dinero fraccionado, una báscula ni anotaciones de clientes.