24h Castilla y León.

24h Castilla y León.

Kiti Mánver recibe Espiga de Honor y rompe la etiqueta de "eterna secundaria" en su destacado papel en la película 'Mamacruz'.

Kiti Mánver recibe Espiga de Honor y rompe la etiqueta de

La venerada actriz malagueña Kiti Mánver ha sido galardonada con una de las Espigas de Honor en la 68 edición de la Semana Internacional del Cine (Seminci). En su larga trayectoria cinematográfica, Mánver ha dejado atrás su papel de eterna secundaria para convertirse en protagonista de 'Mamacruz', lo que ha llevado a la actriz a recibir este premio con gran responsabilidad y satisfacción.

En una rueda de prensa en el Teatro Calderón de Valladolid, Mánver respondió con risas: "Pues mira que se jodan, ahora ya no soy secundaria", cuando le preguntaron sobre su carrera en la que ha interpretado numerosos papeles pequeños en grandes películas. La actriz asegura estar disfrutando de una vejez dulce y valora la oportunidad de interpretar dos papeles protagonistas seguidos como mujer mayor. Subraya la importancia de abrir camino para las mujeres mayores en la industria del cine, ya que tienen mucho que contar.

En relación a la falta de papeles para mujeres mayores en la industria cinematográfica, Mánver señala que la justicia no puede ser solo para una persona, sino que debe ser más inclusiva. Destaca que los directores deben crear más personajes y trabajos que den voz a las mujeres, especialmente a las mayores, para así alcanzar una justicia más igualitaria.

Mánver se muestra encantada y agradecida por el galardón que recibirá en el Teatro Zorrilla este miércoles. Considera que este reconocimiento la hace más responsable no solo de su trayectoria pasada, sino también de lo que está por venir. La actriz expresa su gratitud por recibir este premio en un festival de prestigio como la Seminci.

A sus 70 años, Mánver interpreta a Cruz, una abuela que ha pasado muchos años sin experimentar un orgasmo. Devota de sus creencias religiosas, Cruz nunca le dio importancia ni consideró la posibilidad de sentir deseos y sensaciones hasta que un día, navegando por Internet, redescubre su sexualidad. 'Mamacruz', dirigida por la venezolana Patricia Ortega, es una comedia íntima que aborda el despertar sexual en la tercera edad y rinde homenaje a las madres y abuelas que desafían los roles sociales para tomar las riendas de su vida. La película se estrenará en cines el 27 de octubre.

Esta producción de 83 minutos, que se rodó en Sevilla, aborda la forma en que Cruz compagina sus creencias religiosas con su repentino despertar sexual. La película parte de una fotografía de la madre desnuda de Ortega, tomada en Maracaibo, Venezuela, que la directora encontró mientras cuidaba de ella. Este descubrimiento llevó a Ortega a cuestionarse por qué vemos a nuestras madres y abuelas como seres asexuados, dando origen así a la historia de 'Mamacruz'.

Uno de los mayores desafíos para la directora fue encontrar el tono adecuado para la película. Ortega deseaba trabajar desde el humor en lugar del drama, porque considera que si la historia se hubiera enfocado en el drama, hubiera sido completamente diferente. Quería separar la imagen negativa asociada a la tercera edad y presentar a Cruz como alguien que va más allá de las limitaciones impuestas por su edad.

Para retratar la vergüenza que siente Cruz al redescubrir su deseo sexual, era crucial jugar con los gestos, las miradas y la respiración. Además, la puesta en escena también juega un papel importante en la película, ya que al principio presenta una iluminación más plana y lineal, pero a medida que el despertar sexual de la protagonista florece, la luz se vuelve cálida y más sugerente.

Patricia Ortega, la directora de 'Mamacruz', es también guionista y productora ejecutiva. Anteriormente, se dio a conocer con su película 'Yo, Imposible', que ganó el premio Espiga Arcoiris en la Seminci 2018 y fue seleccionada para representar a Venezuela en los premios Óscar 2020. José Ortuño, director y guionista andaluz, se unió al proyecto cuando la historia estaba bastante avanzada y se encargó de adaptar el guion original, que estaba ambientado en Venezuela, a la ciudad de Sevilla, en España.