24h Castilla y León.

24h Castilla y León.

La inflación afecta tanto a nivel global como familiar a la dieta al cambiar el patrón alimentario, según especialista.

La inflación afecta tanto a nivel global como familiar a la dieta al cambiar el patrón alimentario, según especialista.

La preocupación por la inflación que amenaza con impedir a los españoles mantener una dieta saludable ha alcanzado al 78% de la población, según revela un estudio reciente.

En Valladolid, la coordinadora del Grado de Nutrición Humana y Dietética de la Universidad Europea Miguel de Cervantes (UEMC), la doctora Paula Crespo Escobar, ha destacado que el aumento del precio de los alimentos básicos está teniendo un impacto global y familiar en la alimentación, obligando a las personas a renunciar a algunas recetas en favor de una dieta variada y saludable debido al incremento del coste de ciertos ingredientes.

Crespo señala que, a pesar de que los nutricionistas solían afirmar que una dieta saludable no tenía por qué ser más cara, el aumento de los precios en el último año ha llevado a modificaciones en el patrón alimentario de la población, afectando especialmente a alimentos como frutas, verduras, carnes y pescados.

La preocupación de los ciudadanos ante la posible imposibilidad de mantener una dieta equilibrada y saludable se refleja en un estudio de HelloFresh, donde se revela que la economía y la alimentación están cada vez más entrelazadas.

Crespo enfatiza que el impacto de la inflación en la alimentación de la población es muy relevante, ya que los alimentos básicos se han encarecido y muchas familias se ven obligadas a priorizar productos más económicos, lo que puede derivar en carencias alimentarias.

Las personas consultadas coinciden en que los alimentos están cada vez más caros, dificultando la tarea de mantener una dieta saludable. Algunos expresan que en el pasado era más fácil acceder a productos frescos y saludables, mientras que ahora se ven obligados a elegir opciones más económicas.

Crespo destaca que una dieta variada y saludable debe basarse en alimentos frescos, como lácteos, frutas, verduras, legumbres, carne, pescado, huevos y cereales integrales. Sin embargo, el incremento de precios en estos alimentos hace que muchos ciudadanos tengan dificultades para seguir una alimentación equilibrada.

En este contexto, se observa que las personas están dispuestas a gastar más dinero en productos menos saludables que en alimentos necesarios para una dieta equilibrada, lo que plantea un desafío para los nutricionistas a la hora de guiar a sus pacientes hacia una alimentación adecuada.

La inflación ha tenido un impacto significativo en la dieta de la población, especialmente en niños, cuya alimentación depende de las decisiones de los adultos. Para mantener una dieta variada de manera más económica, Crespo recomienda evitar los productos procesados y apostar por alimentos frescos y enteros.