La Ley de Residencias progresa pese a la oposición inicial del PSOE

La Ley de Residencias progresa pese a la oposición inicial del PSOE

VALLADOLID, 20 Dic.

El Pleno de las Cortes ha rechazado este miércoles la enmienda a la totalidad al proyecto de Ley Reguladora del modelo de atención en los centros de carácter residencial y centros de día de servicios sociales para cuidados de larga duración en Castilla y León que ha defendido el PSOE, por lo que sigue adelante la tramitación de la norma que el Gobierno autonómico espera aprobar a primeros de 2024, posiblemente en febrero o marzo.

Con 26 votos a favor, 44 en contra y ocho abstenciones, el proyecto de Ley será remitido a la Comisión de Familia e Igualdad de Oportunidades de las Cortes para proseguir su tramitación.

La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Isabel Blanco Llamas, ha presentado este proyecto de Ley "que responde al compromiso de este Gobierno con el bienestar y la atención de calidad a las personas mayores y personas con discapacidad de la Comunidad y que afectará a las más de 72.000 plazas que existen en los 1.969 centros residenciales".

Blanco Llamas ha apuntado que el texto que se debate determina la organización, funcionamiento, régimen de autorización, evaluación de calidad y principios de actuación y será de aplicación en todos los centros residenciales al margen de su titularidad y de su forma de gestión, "por lo que supondrá un salto cualitativo en la concepción y organización, así como en la prestación de los cuidados residenciales".

En cuando a la finalidad de la norma, la titular de Familia ha explicado que pretende "reforzar el protagonismo de las personas usuarias de los mismos, crear entornos de convivencia más confortables y seguros y garantizar los derechos de las personas que viven en los centros procediendo a la revisión del modelo actual para adaptarlo a los nuevos tiempos".

"La esencia es prestar una atención centrada en las necesidades y el deseo de las personas dependientes que viven en esos centros, qué cuidados quieren y cómo quieren que se presten", ha añadido la consejera.

Además, Blanco Llamas, ha señalado que la ley "surge del diálogo, la participación y de un amplio consenso sobre qué aspectos debían de abordarse en la norma". "Esa es la esencia de la ley, centrarnos en las necesidades y deseos de las personas dependientes, de forma que los centros residenciales se conviertan en hogares organizados en unidades de convivencia", ha hecho hincapié Blanco Llamas, que espera el apoyo unánime a este proyecto de ley.

La procuradora socialista ha aludido al elevado número de fallecimientos que registraron las residencias durante la pandemia de los que "nadie del Gobierno ha asumido ningún tipo de responsabilidad" y que ahora se pone en marcha una nueva ley "que no cambia absolutamente nada".

"No es más que una mera declaración de intenciones, que es literatura. Aprobar esto y no aprobar nada es lo mismo, es un texto sin ningún tipo de concreción, que no cumple con el objetivo fundamental que es cambiar el modelo, ese modelo fracasado y que han elaborado sin consenso alguno como indica el propio informe del CES", ha enfatizado la portavoz socialista en este debate.

En este sentido, ha criticado que el proyecto partió de la premisa de que fuera consensuado y que, por ello, incluyeron "propuestas como el resto de asociaciones para construir una ley fuerte". "Desde el CES no sólo son críticos en cuanto al consenso en la participación de la ley, sino que de una manera muy clara y desgranada dejan evidencia cómo es una ley genérica y sin concreción", ha añadido.

La procuradora ha apuntado que lo primero que observan es que este proyecto de ley tiene un "sesgo político tremendo" y que han tenido que enmendar "hasta el preámbulo". Sin embargo, lo más "preocupante" es que con su aprobación, esta ley va a crear "dos modelos totalmente diferentes" que "van a generar más diferencias entre las personas que tienen una plaza pública y las que tienen que acudir a una plaza privada".

Además, ha hecho hincapié en que no se puede aprobar un proyecto de ley que "no fija unas ratios mínimas de personal" y que "ni siquiera define las categorías profesionales y las funciones de las mismas".

"Va a generar más si cabe las diferencias entre las personas que viven en las ciudades y las que viven en nuestras zonas rurales, ya que no regula el funcionamiento de los centros multiservicio, una de nuestras principales propuestas, que tienen un especial sentido en nuestros pueblos", ha añadido.

Con todo, la procuradora les ha reclamado una rectificación porque "no puede ser que todo el tejido social esté equivocado" y que se dejen "ayudar".

Por su parte, el procurador 'popular' Miguel Ángel García Nieto ha pedido al PSOE que retire esta enmienda a la totalidad porque "son la incoherencia en persona": "No es muy coherente presentar una enmienda de totalidad que es como decir que de la ley no le vale nada y después presentar enmiendas parciales aceptando la estructura y los postulados de la ley".

En esta clave, le ha pedido "rigor" para "evitar sectarismo político" porque el proyecto de Ley cumple "fielmente el compromiso que adquirió el gobierno regional de producir un cambio en el sistema".

"Vuelvo a repetir que lo mejor que podía hacer en este momento es retirar esta enmienda de totalidad y ponerse a trabajar en las enmiendas parciales, que estoy seguro que ahí nos vamos a encontrar para mejorar la ley y para hacer una ley apropiada a las necesidades que tiene este Gobierno", ha recalcado.

"Hoy no se debía hacer politiqueo con esta ley tan importante, hoy deberían mirar un poco más lejos y buscar el consenso para que entre todos podamos hacer la mejor ley de atención residencial de Castilla y León. Hoy deberían retirar esta enmienda y pensar en los residentes, en los profesionales y en sus familias", ha añadido.

Tags

Categoría

Castilla y León