24h Castilla y León.

24h Castilla y León.

Luis Mateo Díez asegura que sus personajes le ofrecen salvación

Luis Mateo Díez asegura que sus personajes le ofrecen salvación

El reconocido escritor Luis Mateo Díez ha sido galardonado con el prestigioso Premio Cervantes en una ceremonia celebrada en el Paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares. Durante su discurso, Díez expresó que ha vivido intensamente entregado a sus personajes, ya que son ellos quienes lo "salvan".

Para el autor, sus personajes no poseen una nobleza sobresaliente, pero sí exhiben una especie de heroicidad ejemplar, ya que sus aventuras se desarrollan en medio de esquinas donde aguarda el destino y la consecuencia de alguna fatalidad o la esperanza de un sueño redentor. Es a ellos a quienes dedica su vida, pues son ellos quienes le proporcionan salvación.

En una intervención de más de veinte minutos, Díez compartió la mirada de sus seres queridos y otras autoridades presentes, destacando que sus personajes no le pertenecen y, en ocasiones, ponen a prueba su capacidad de invención. Los considera un hilo conductor que va y viene sin compromiso, más allá del acto de escribir.

Aludiendo a la afirmación de Irene Nemirovsky de que "toda gran novela es un callejón lleno de gente desconocida", el autor de Celama defendió la relación del arte con el compromiso con la vida, enfatizando que las artes enriquecen y mejoran, además de brindar placer.

No obstante, recordando las palabras de Borges, Díez expresó tener una incapacidad precaria para escribir sobre sí mismo, ya que nada le interesa menos que su propia persona. Hizo un repaso de su trayectoria literaria hasta llegar al momento actual, reconociendo tener una obra prolífica que, aunque no garantiza la posteridad, sí la condición de póstumo.

Para Díez, escribir es sinónimo de descubrir, y desde su infancia contar historias ha sido su principal aspiración. Se refirió también a la influencia de la obra de Cervantes, en especial el 'Quijote', en su propia creación literaria, describiendo a sus personajes como héroes del fracaso, en un acto de imaginación liberadora y redentora.

El autor rememoró su encuentro con don Quijote, describiendo la experiencia como un aliento misterioso rodeado de un deslumbramiento secreto, que marcó su vida y lo llevó a apostar por la literatura. Recordó cómo el protagonista cervantino se convirtió en un héroe inquietante y entrañable en su propia narrativa.