24h Castilla y León.

24h Castilla y León.

Octogenario recorre 37 km en sentido contrario por la A6 entre Ávila y Segovia

Octogenario recorre 37 km en sentido contrario por la A6 entre Ávila y Segovia

La Guardia Civil ha identificado al conductor que el pasado 25 de octubre circuló en sentido contrario a través de la A-6, entre los términos de Sanchidrián (Ávila) y El Espinar (Segovia).

En esa fecha, las cámaras de seguridad de la concesionaria de la autopista detectaron un vehículo que circulaba en sentido contrario, por los carriles en dirección Adanero (Ávila).

La infracción se produjo entre los kilómetros 100,000 y 62,500 de la autopista A6 Villalba-Adanero. Un vehículo, al llegar al peaje de Sanchidrián, realizó un cambio de sentido en la misma vía y comenzó a circular en sentido contrario, hasta el peaje de San Rafael, durante un tramo de 37,5 kilómetros, trayecto en el que se cruzó con vehículos que circulaban correctamente a los que puso en riesgo de colisión y accidente grave.

Tras ser puestos estos hechos en conocimiento de la Guardia Civil de Tráfico de Segovia por el Equipo de Atestados de este Subsector, se inició una investigación que ha tenido como resultado la identificación tanto del vehículo como de su conductor. Éste ha resultado ser un hombre de 82 años, de nacionalidad española, que está siendo investigado como presunto autor de un delito contra la seguridad vial.

Sobre el caso se han abierto las correspondientes diligencias policiales que, una vez finalizadas, han sido remitidas al Juzgado Decano de Segovia.

Asimismo, el suceso se ha puesto en conocimiento de la Jefatura Provincial de Tráfico de Segovia, por si fuese necesaria la revisión del Permiso de Conducción del varón implicado en el incidente.

Desde la Guardia Civil recuerdan que el Código Penal, en su artículo 380, define claramente la circunstancia de conducir un vehículo a motor o ciclomotor con temeridad manifiesta, con riesgo para la vida o la integridad de las personas, será castigado con las penas de prisión de seis meses a dos años y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta seis años.

Este tipo de acciones negligentes y arriesgadas no solo ponen en riesgo al infractor, sino a terceras personas, usuarias de la vía pública, que mientras realizan su desplazamiento con toda normalidad y dentro de la ley, pueden sufrir un accidente de consecuencias irreversibles, simplemente por la negligencia de una persona irresponsable.