Pedro Pascual impulsará un mayor desarrollo y seguirá luchando por las necesidades de Ávila en Castilla y León.

Pedro Pascual impulsará un mayor desarrollo y seguirá luchando por las necesidades de Ávila en Castilla y León.

ÁVILA, 24 Dic. - El portavoz de Por Ávila en las Cortes, Pedro Pascual, ha asegurado que la ciudad abulense "debe y puede" conseguir muchas más cosas por lo que seguirán reclamando "lo que haga falta" en Castilla y León: "El Estatuto de Autonomía dice que somos iguales, pero eso no es así, la diferencia entre provincias esa abismal".

En una entrevista concedida a Europa Press, el procurador abulense se ha centrado en primer lugar en las "carencias históricas que los habitantes de la capital y provincia han arrastrado durante décadas". "Las conexiones vía ferrocarril y carreteras con las provincias limítrofes, pero muy muy especialmente con Madrid, han sido un "lastre" que a día de hoy "aún resulta totalmente incomprensible", como el hecho de estar a poco más de 100 kilómetros de la capital de España, y que el tren tarde casi dos horas en llegar.

"Esto lastra el progreso de la ciudad, pero también obliga a que muchos tengan que irse a vivir fuera de Ávila, queriendo quedarse en ella", ha apuntado Pedro Pascual, que apuesta firmemente por su tierra "totalmente convencido" de que no solo se "debe reivindicar en distintas materias" sino que "queda mucho por conseguir para esta provincia y además se puede conseguir".

Las comunicaciones son una de las principales reivindicaciones que Pascual, como tantos otros antes, han pedido, piden y pedirán, por si en algún momento hubiera la suerte de que Ávila pudiera contar con "la conexión con la A6, la inclusión de Ávila en la red de cercanías de Madrid o que llegara el AVE a la capital abulense".

Aunque no tiene precisamente esperanzas, "lo que no se puede hacer es dejar de pedirlo", porque depende siempre del dinero, "y dinero hay". En este sentido, lamenta que su partido no haya sacado representación política a nivel nacional en las pasadas elecciones del mes de julio, "ya que se está viendo la importancia que tienen los partidos como el nuestro, no solo en el rumbo del país, sino a la hora de conseguir hitos importantes para sus propios territorios".

Pero las comunicaciones no son la principal carencia de Ávila para Pascual. Como facultativo médico que es, preocupado por su sector y habiendo vivido la pandemia en primera línea, el procurador cree necesarios "estudios profundizados y no encuestas ya orientadas" sobre la sanidad en la Comunidad, porque no es lo mismo preguntar "si él médico le ha atendido bien, que preguntar desde cuándo tiene sus dolencias o desde cuándo no le atienden".

Las diferencias que ve el procurador entre ciudadanos se acentúan si se trata de Castilla y León. "No queremos más que nadie, pero tampoco menos. El Estatuto de Autonomía dice que somos iguales, pero eso no es así, la diferencia entre provincias esa abismal, pero cuando estás dentro de la política ves que la realidad es peor aún", ha afirmado.

Para Sanidad ha reivindicado "una cartera de servicios similar a nuestra población". En este sentido, entiende que no haya ciertas unidades en Ávila, "pero sí tendría que haber una Unidad del Ictus, por ejemplo, unidades adecuadas a la población de cada territorio".

Y lo mismo ocurre si hablamos de descentralizar, ya que "no se entiende que tenga que ir todo a grandes capitales, ¿por qué no a las distintas ciudades y así todos nos movemos? ¿Por qué solo se mueven ciertas provincias?", se cuestiona.

Una ayuda en este sentido es el transporte sanitario, "no se pueden tener los mejores especialistas en todos los lados, pero sí cómo llegar a ellos", asegura ante este logro, del que se siente parte responsable y orgulloso. No así con la situación regional de la contratación de médicos sin titulación. "Se hace y no pasa nada", comenta indignado, "es algo muy serio y es fácil de solucionar, pero en las Cortes parece no haber ahora otro tema que la amnistía y los 15 millones de deuda".

Pascual habla algo desesperanzado sobre la forma de hacer política actual y desde el punto de vista de un partido nuevo, en el que ha entrado por "tener ganas de hacer cosas mi tierra". Por esta razón no entiende a los políticos que se "deben a su partido" y hablan con el "estómago agradecido"; él entiende que en la política tiene que ser "más egoísta para tu gente. Yo no tengo nada que perder y mucho que ganar, estamos hablando de dinero público. No puede ser que un político piense en él mismo solamente.

Tendría que ser un orgullo ser político, aunque solo uno aguante cuatro años, pero sería un tiempo de servicio, que al menos el sueldo, para el que lo tenga, repercuta de manera beneficiosa en la población". En las Cortes, "en el fondo todos queremos lo mismo para nuestra tierra, pero nos radicalizan".

Pedro Pascual tiene claro que su papel en este momento y desde que entró en Por Ávila es reivindicar y reivindicar. De hecho, su manera de hacer también ha repercutido en la forma de hacer de otros partidos, como Soria Ya, que se han visto con representación política regional.

Para pascual, la reivindicación constante es "lluvia fina", que cala poco a poco o ayuda a conseguir ciertos logros. Las mejoras en el transporte sanitario son unas de ellas, pero también "hemos pedido mucho el nuevo helipuerto y ahora por fin se ha publicado que se balice la Comunidad, para que haya vuelos nocturnos". Igualmente "hemos seguido apoyando la venida de la radioterapia, que ya es una realidad; luchamos por una Unidad de Dolor; y la primera iniciativa que llevamos a las Cortes fue que la Castilla y León fuera cardioprotegida, que hubiera desfibriladores en un radio de 30 minutos, algo que ahora se está haciendo", explica. Pero quedan cosas por hacer, como intentar traer a Ávila una Unidad de Ictus, "como tiene Segovia".

"(En comunicación) seguimos reivindicando la inclusión de Ávila en la red de cercanías de Madrid y Valladolid", aunque es cierto que depende mucho de los presupuestos nacionales, por lo que lamenta el "empujón que habríamos tenido" en este sentido si hubiera salido representación amarilla en las pasadas elecciones.

La despoblación es el tercer gran tema, que viene a enlazar con la Sanidad y, sobre todo, las comunicaciones. Si todo está yendo a las grandes provincias, "¿es que quieren que nos vayamos a vivir a ellas?", se pregunta. No hay una solución a corto plazo, la gente ya se marchó de los pueblos, "¿hay que tener de todo en los pueblos? Habrá servicios cuando haya población, no al revés; pero las administraciones tienen que luchar para fijar población y garantizar que los ciudadanos tengan los servicios que necesitan y que no haya ciudadanos de primera y de segunda".

Pedro Pascual tiene clara su función en este momento: reivindicar para su tierra. ¿Preocupaciones? También tiene, por supuesto, de cara al futuro, y dos muy claras: "el gigante de la Inteligencia Artificial, no sabemos a dónde va, cómo se va a controlar; y el control de la industria farmacéutica, que hemos podido comprobar en la pandemia".

Categoría

Castilla y León