24h Castilla y León.

24h Castilla y León.

Anciano acusado de enviar cartas bomba: "Uno encuentra información sobre explosivos en cualquier parte"

Anciano acusado de enviar cartas bomba:

El jubilado burgalés Pompeyo González ha sugerido en el juicio que se celebra en la Audiencia Nacional que su ADN apareció en los sobres que se utilizaron para enviar cartas explosivas a diversas instituciones porque alguien los cogió de la basura: "Hay gente que va al contenedor a coger cosas".

MADRID, 16 May.

En su declaración como acusado, González ha descartado ser el autor del envío de las cartas explosivas y ha mencionado que al buscar información sobre bengalas en Internet, se encontró con detalles sobre cómo fabricar bombas e incluso cómo crear una bomba atómica.

La Fiscalía mantiene sus conclusiones y pide 22 años de cárcel por terrorismo a Pompeyo González, mientras que la Asociación Víctimas del Terrorismo solicita 24 años de prisión.

Según la fiscal Ana Noé, no hay duda de que González es responsable de la fabricación y envío de los artefactos explosivos a varias instituciones, resultando en heridas a un trabajador de la Embajada de Ucrania.

En su defensa, González argumenta que simplemente quería empaquetar postales de diferentes ciudades en los sobres que compró por Amazon y que después tiró a la basura.

La presencia de su ADN en los sobres fue justificada por el acusado como consecuencia de que otras personas recogen objetos de la basura, incluyendo los sobres que él desechó.

González ha mencionado que en su historial de búsquedas en Internet se encontraron información sobre bengalas y hasta sobre cómo fabricar una bomba atómica, explicando que esto se debe a la diversidad de temas que investigaba por interés personal.

La defensa de González argumenta que no se trata de un acto terrorista, sino más bien de una expresión de malestar general que entra dentro de la libertad de expresión. Destacan que el dispositivo que supuestamente envió su cliente era pequeño y rudimentario, no una verdadera bomba.

En su turno de última palabra, González ha afirmado que ha sido calumniado y que los materiales encontrados en su casa eran de su propiedad, pero que no habían sido utilizados para crear artefactos explosivos.