La lluvia se convierte en el centro de atención en León con una singular Cabalgata de Reyes que pone el foco en el reino animal.

La lluvia se convierte en el centro de atención en León con una singular Cabalgata de Reyes que pone el foco en el reino animal.

El mundo de los animales ha sido el protagonista destacado en la Gran Cabalgata de los Reyes Magos celebrada en León. A pesar de la lluvia, miles de personas salieron a la calle para presenciar el desfile de Melchor, Gaspar y Baltasar y recoger las más de 100.000 piruletas repartidas, anticipando así la noche más mágica del año en la que los niños esperan con ilusión sus regalos.

En este desfile dedicado a los animales participaron las compañías extranjeras Close Act, de Países Bajos, y Apus, del Reino Unido. Elefantes, grandes aves y jirafas hicieron las delicias de los más pequeños. Además, la empresa leonesa MásQueGlobos contribuyó con sus "animales de aire", elaborados con hasta 200 globos cada uno.

El desfile contó con seis carrozas eléctricas y el camión de Bomberos Magirus, un vehículo clásico de 1963 que ya es parte tradicional de la Cabalgata en León, proveniente del parque de Bomberos.

Unos 250 actores, figurantes y voluntarios, junto con los dispositivos de Policía Local, Protección Civil, Bomberos y otros servicios del Ayuntamiento de León, acompañaron a los Reyes Magos durante todo el recorrido. Los Magos de Oriente llegaron a la ciudad en tren por la mañana y fueron recibidos en la estación de Adif por el alcalde, José Antonio Diez.

En un acto al que asistieron numerosos niños de la ciudad, el alcalde entregó a Melchor, Gaspar y Baltasar un grabado obra de Antonio Cuenca, artista y profesor de la Escuela de Oficios de León.

Tags

Categoría

Castilla y León