24h Castilla y León.

24h Castilla y León.

Dueñas critica la discrepancia entre la vivienda de Quintanilla y lo que se encuentra en su trastero.

Dueñas critica la discrepancia entre la vivienda de Quintanilla y lo que se encuentra en su trastero.

El consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Gerardo Dueñas, ha admitido la posibilidad de que haya irregularidades en una granja porcina en Quintanilla del Coco, Burgos, después de que la ONG Observatorio de Bienestar Animal denunciara un muladar ilegal en las inmediaciones.

Dueñas ha comparado la situación con la inspección de una vivienda en la que, por ejemplo, se descubren objetos no relacionados con el propósito original de la inspección en un trastero. Según el consejero, tanto el informe de los servicios veterinarios oficiales de la Junta como el de Seprona indicaban que la situación en la granja era correcta durante las inspecciones previas.

Sin embargo, posteriormente, a petición del Juzgado de Lerma y de la Fiscalía, se entregó al departamento de Dueñas un video para su análisis. Fue en uno de esos videos cuando se descubrió la existencia de un muladar a 800 metros de la granja. Debido a esto, Dueñas ha admitido que existe una posible irregularidad en las inmediaciones de la explotación porcina.

El caso está actualmente en proceso judicial y bajo secreto de sumario. Debido a esto, Dueñas se ha negado a emitir una opinión y ha asegurado que la Junta intervendrá y sancionará cualquier irregularidad una vez que el Juzgado termine su trabajo.

Al ser preguntado sobre si la Consejería de Agricultura se personaría en el caso, Dueñas ha declarado que más allá de personarse, la Consejería tomará medidas de sanción directa desde la Unidad Veterinaria como parte de sus obligaciones de control. Además, ha descartado comparecer en las Cortes de Castilla y León para dar explicaciones y se ha remitido a las respuestas que ha dado en sesiones de control anteriores.

En el último pleno, el martes 19 de diciembre, Dueñas admitió la existencia de "ciertas irregularidades" que se estaban investigando por parte de los veterinarios en un deposito de cadáveres de animales ubicado a unos 800 metros de la granja en Quintanilla del Coco, Burgos.

Finalmente, Dueñas ha hecho un llamamiento para no exagerar estas situaciones, ya que al final terminan perjudicando a todos.