24h Castilla y León.

24h Castilla y León.

Rine enfrenta juicio por conducir sin licencia y agredir a agentes con una maza

Rine enfrenta juicio por conducir sin licencia y agredir a agentes con una maza

La Audiencia de Valladolid celebrará mañana jueves, 5 de octubre, un juicio contra Alejandro G.E., conocido como el 'Rine', miembro destacado de la banda del BMW. En este caso, se enfrenta a una posible condena total de casi ocho años de prisión por una peligrosa persecución policial en coche que tuvo lugar en noviembre de 2019. Durante la persecución, el acusado, quien tiene antecedentes de conducir sin carné, incluso llegó a arrojar una maza de grandes dimensiones a los agentes que lo perseguían.

El historial del acusado cuenta con numerosas condenas, desde el año 2002 hasta 2019, que suman un total de seis años y medio de cárcel, así como la prohibición de conducir vehículos de más de catorce años de antigüedad. Estas condenas incluyen dos por atentado, otras dos por conducir bajo la influencia del alcohol y tres más por conducir sin permiso.

En esta ocasión, el acusado se enfrenta a cargos por conducción temeraria con reincidencia, atentado con un instrumento peligroso y conducción sin permiso con multirreincidencia. La Fiscalía solicita una pena de siete años y nueve meses de prisión, así como la privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores durante seis años. Así lo han informado fuentes jurídicas a Europa Press.

En esta ocasión, el juicio se centra en la peligrosa huida protagonizada por el acusado en la madrugada del 15 de noviembre de 2019 en la A-62 a bordo de un BMW. Todo comenzó cuando el acusado evadió un control policial después de que la policía tuviera conocimiento de un robo en una gasolinera.

Los agentes empezaron a perseguir a un Seat León que se dirigía hacia Fuensaldaña, un vehículo similar al utilizado en el robo. Más tarde, el acusado se unió a la persecución en su BMW, que se encontraba detenido en la incorporación a la A-62.

Los agentes intentaron detener a ambos vehículos activando las luces y señales acústicas, pero ambos conductores hicieron caso omiso y emprendieron la huida a una velocidad de 200 kilómetros por hora.

Durante la persecución, el conductor del Seat León logró evadir al coche patrulla tomando la salida de Zaratán. Sin embargo, poco después volvió a aparecer por detrás de los agentes, pasando la localidad de Geria, y trató de frenarles colocándose entre ellos y el BMW. Para ello, el conductor empezó a arrojar un polvo gris por la ventana, posiblemente proveniente de un extintor, que dificultó la visibilidad de los agentes y puso en peligro sus vidas.

El Seat León abandonó la autovía en la salida 142, pero los agentes de la Policía Nacional continuaron persiguiendo al BMW conducido por el acusado en dirección a Tordesillas. Luego, realizaron un cambio de sentido, accedieron a la A-62 y se dirigieron nuevamente hacia Valladolid.

Fue en el kilómetro 144 cuando, según la versión del fiscal, el acusado empezó a arrojar objetos por la ventana, incluyendo una maza de grandes dimensiones que golpeó el vehículo policial, poniendo en peligro la vida de los ocupantes y el resto de usuarios de la A-62.

La persecución finalizó en el kilómetro 134, donde la policía había establecido un control para desviar el tráfico de la vía principal a la de servicio. En ese punto, el coche del perseguido chocó con la parte trasera de un camión. El acusado intentó huir del lugar, pero no lo consiguió debido a que uno de los agentes realizó un disparo intimidatorio al suelo. Luego, los dos agentes lo sacaron a la fuerza por la ventana, ya que la puerta del conductor estaba bloqueada como resultado del impacto.