Dos testigos incriminan al acusado de acuchillar a Borja, incluyendo a la novia de 'el manchas'

Dos testigos incriminan al acusado de acuchillar a Borja, incluyendo a la novia de 'el manchas'

Dos testigos presenciales de la muerte a cuchilladas de Borja P.G. ocurrida en febrero de 2022 en Medina del Campo (Valladolid), tanto la propia novia de José R.L, alias 'el manchas', como un amigo del fallecido, han señalado al acusado, sin duda alguna, como el autor material del crimen.

La vista oral del juicio con jurado popular daba comienzo este jueves en la Audiencia de Valladolid donde, a diferencia de otros, se ha invertido el orden de la prueba a petición de la defensora de 'el manchas', de forma que el interrogatorio se ha iniciado con los testigos a fin de que el citado encausado y sus otros tres hermanos, Manuel, Agustín y Juan Antonio, con quienes también comparte banquillo, sean los últimos en declarar sobre lo ocurrido aquel trágico día.

Así, la ya ex de 'el manchas', Rebeca A.P, quien ha explicado que a raíz de lo ocurrido se encuentra sumida en una profunda depresión, ha recordado que el día de autos se encontraba con su pareja, sobre las 19.30 horas, en el número 49 de la calle Barrionuevo de Medina, en la zona trasera de la casa de su novio y que fue entonces cuando este último llegó a realizar dos llamadas a la víctima para pedirle que le suministrara dos gramos de cocaína.

La testigo ha asegurado que escuchó la conversación entre ambos porque prestó su móvil a Josito y puso el manos libres, con lo que pudo oír cómo Borja se negaba a venderle droga e incluso, como así ha apuntado, amenazaba a su novio. "¡A las ocho y media de la tarde estoy en tu casa, que te tengo ganas!", asegura Rebeca que escuchó decir a Borja, a lo que su pareja respondió con un "¡aquí te espero!".

La mujer, en declaraciones recogidas por Europa Press, ha indicado que poco después oyeron a Borja, al que conocía desde niño, dar con un palo en la ventana de la fachada principal de la casa y fue el momento en el que Josito salió corriendo a su encuentro y vio cómo éste empujaba al recién llegado hasta la acera de enfrente.

"Para cuando llegué, Borja ya estaba caído en el suelo sangrando y José todavía encima de él acuchillándole", asegura Rebeca, quien se dirigió a su pareja en términos de "¡pero qué has hecho, qué has hecho!", aunque fue poco después cuando a la refriega se sumaron los otros tres hermanos del 'manchas', Manuel, Juan Antonio y Agustín, armados con palos en actitud de "defender" a Josito pero sin que, como así ha precisado varias veces, ninguno de ellos llevara cuchillo alguno.

La única arma blanca que vio ese día, tal y como ha asegurado Rebeca, es un cuchillo de unos 18 centímetros de hoja, ensangrentada, que portaba su pareja, con la que huyó del escenario del crimen para esconderse durante unas cuatro horas en una casa de la carretera de La Nava, donde se produjo la detención de ambos.

La mujer también ha recordado que tras el acuchillamiento fue ella misma la que separó a su novio de la víctima y ayudó a ésta a acercarse hasta el coche en el que había llegado con un amigo, Juan José de Paz. "¡Métete en el coche y haz algo!", asegura Rebeca que espetó al acompañante de Borja para que ambos salieran pitando de allí.

En descargo de su novio, su ahora exnovia ha indicado que aquella tarde cree que Josito había consumido drogas, en concreto cocaína, pues así parecían indicar sus ojos y el estado de nerviosismo en el que se encontraba.

Antes de que concluyera su testifical, un joven tocado con una gorra, vecino de Medina del Campo y, al parecer, amigo del fallecido, ha tenido que ser desalojado de la sala después de que Rebeca advirtiera al magistrado que preside el tribunal que el citado individuo la acababa de llamar "puta".

Tras su testimonio, ha sido el turno de Juan José de P, un amigo de Borja que aquella noche le trasladó en su vehículo hasta el escenario del crimen por expreso deseo de la víctima, después de que ésta y Josito se enzarzaran a través de sus móviles en un cruce de amenazas.

"¡Me vas a apuñalar?... ¡me vas a tocar los cojones!", es la respuesta que, según Juan José de P, dio Borja al 'manchas' tras sus amenazas de muerte, para luego pedir al testigo que sin demora le llevara en su coche hasta la casa del, a la postre, su verdugo. "¡Llévame hasta allí, llévame, que este es un mierdecilla!", dijo al testigo desafiante la víctima antes de emprender viaje hasta el lugar de los hechos.

El amigo de Borja, a diferencia de la anterior, ha sostenido que el fallecido llamó a la puerta de la casa del 'manchas' con los nudillos, no con un palo, y que fue en ese instante cuando apareció Josito "con un cuchillo o navaja muy grande" al grito de "¡te voy a matar, te voy a matar!"

Juan José ha precisado varias veces que no vio entrar el cuchillo en el cuerpo de su amigo pero sí fue testigo de los acometimientos y, en muy pocos segundos, se encontró a Borja caído en el suelo y, casi de forma simultánea, encima de él a los otros tres hermanos de Josito aporreándole con palos o barras de hierro, pero sin llegar a ver a ninguno de estos últimos acometerle con un arma blanca. "Sabía que este no tenía cojones de venir solo", es la frase que el testigo ha puesto en boca de uno de los tres hermanos al sumarse a la agresión.

Sí ha asegurado que vio a uno de los hermanos cuchillo o navaja en mano acercarse hasta donde él estaba para amenazarle de muerte. "!Vete de aquí o te mato!", es la advertencia, según él, recibida de quien identificó entonces como Manuel, aunque en la vista celebrada hoy, en un improvisado reconocimiento entre los cuatro encausados, ha creído identificar a Juan Antonio como el autor de la amenaza.

En su recordatorio de lo ocurrido aquella tarde-noche de un 9 de febrero de 2022, el amigo del fallecido ha sido especialmente gráfico a la hora de definir la violencia empleada por 'el manchas'. "El acusado estaba como loco, aquello parecía una película de vikingos", ha declarado el

Tags

Categoría

Castilla y León
¡Sorpréndeme!