24h Castilla y León.

24h Castilla y León.

Nombramiento de Monseñor Mikel Garciandía Goñi como obispo de la Diócesis de Palencia

Nombramiento de Monseñor Mikel Garciandía Goñi como obispo de la Diócesis de Palencia

El nombramiento de Monseñor Mikel Garciandía Goñi como nuevo obispo de la Diócesis de Palencia ha sido anunciado recientemente por el hasta ahora obispo, Monseñor Manuel Herrero. Garciandía, que ocupaba el cargo de Vicario Episcopal de Zona para la Montaña de Navarra, asumirá su nueva posición después de que Herrero se convierta en administrador Apostólico en Sede Vacante. Herrero continuará liderando la Diócesis palentina hasta la ordenación de Garciandía, que está prevista para el 20 de enero.

Mikel Garciandía Goñi, presbítero diocesano de Pamplona Tudela, de 59 años, es el mayor de cuatro hermanos, dos de ellos sacerdotes y los otros dos laicos casados. Nació el 2 de marzo de 1964 en Etxarri Aranatz e ingresó en el Seminario Conciliar en 1991. Después de ser ordenado, ejerció en Areso y Leitza, y fue enviado por don Fernando Sebastián a Roma para estudiar Teología Fundamental.

A su regreso, ocupó el cargo de profesor en el C.S.E.T. San Miguel Arcángel y en el I.S.C.R. San Francisco Javier, del cual es director. También fue formador en el Seminario y formó parte del equipo de pastoral vocacional. Desde 2005 es director de la Casa de Espiritualidad de la diócesis, Santa María de Zamartze, y forma parte de su comunidad, compuesta por tres sacerdotes y una Virgen Consagrada.

En 2009, comenzó su labor como Capellán Ministro del Santuario de San Miguel de Excelsis, en el monte Aralar. Además, es Vicario Episcopal de Mendialde, la zona más vascófona. También coordina los Santuarios de San Miguel en España, Francia e Italia, como parte de un proyecto europeo con la meta inmediata del Jubileo del 2025.

Con este anuncio, Monseñor Herrero pone fin a su periodo en Palencia después de siete años, una experiencia que ha considerado "muy positiva" y de la que siempre se sentirá parte, según ha señalado. Herrero ha mencionado que el día de su ordenación fue uno de los que recuerda con más cariño, aunque también ha habido momentos difíciles, como el fallecimiento de algunos sacerdotes durante estos siete años, habiendo presidido el funeral de 80 de ellos.